Ir a Principal                                                                                                                                                                                    Ir a directorio

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

www.reumatologoenxela.com clinica de reumatologia

Para hacer cita o recibir más información puede dejar sus datos y pronto nos comunicaremos con usted...

Doctor:

            Israel Castro Chávez, Medicina Interna, Reumatólogo, colegiado 4,186

 

Edificio MultiClinicas 

    12 avenida A-07  zona 1, Segundo Nivel, Quetzaltenango Ciudad.

    Teléfono: +7763.0806

 

 

  

  •    LEA SOBRE MÁS SOBRE ENFERMEDADES REUMÁTICAS

             (click aquí y ver abajo) Þ

                              

    • Tres principales padecimientos reumáticos: osteoartritis, artritis reumatoide y lumbalgia.

       

      Dolor, rigidez e inflamación de articulaciones pueden ser síntomas de enfermedades reumáticas a diario lastiman y disminuyen la libertad de movimiento, flexibilidad e incluso causan deformaciones.

       

      Existen tres principales padecimientos reumáticos: osteoartritis, artritis reumatoide y lumbalgia.

       

      La osteoartritis es una enfermedad  crónico degenerativa, causante de dolor y rigidez en articulaciones, generalmente asociado como un rasgo exclusivo de la edad avanzada. Sin embargo, existe un número grande de jóvenes que padecen síntomas iniciales de la enfermedad.

       

      La artritis reumatoide es un padecimiento de tipo autoinmune, en el que se inflaman simétricamente las articulaciones; regularmente las de manos y pies, lo que origina hinchazón y dolor, como síntomas principales, el sistema inmune ataca al propio tejido que reviste y protege las articulaciones. Ello origina que tanto cartílago, como huesos y ligamentos se deterioren a un ritmo variable, lo que provoca la formación de cicatrices en estas partes dañadas.

       

      En cuanto a la lumbalgia o dolor de espalda ,ocho de cada diez hombres y mujeres han sufrido por este mal en algún momento de su vida, lo que la convierte en uno de los principales motivos de consulta médica y ausentismo laboral, ya que es un síntoma que interfiere en el desempeño de las actividades diarias, y de acuerdo a su intensidad provocada desde limitación de los movimientos hasta invalidez transitoria.

       

      Para la atención de estas enfermedades , es necesario un enfoque multidisciplinario e integral en el que converjan diversas especialidades, obviamente reumatología, pero acompañada de ortopedia, fisioterapia, sicología ,  entre otras.

       

      Lo primero y esencial en el tratamiento es eliminar el dolor e hinchazón en las articulaciones, para esto, los especialistas recurrimos a medicamentos modificadores de la enfermedad, que de alguna u otra forma contribuyen a disminuir dichos síntomas y con ello el avance de los daños.

       

      Mediante diversas terapias físicas y farmacológicas evitamos el sufrimiento del paciente al reducir, en primera instancia la inflamación y dolor por las enfermedades reumáticas, esta acción contribuye a mantener activa a la persona y por ende con una mejor calidad de vida.

       

      Es muy  importante  atender cualquier dolor, inflamación o rigidez en las articulaciones, pues en caso de no hacerlo y con el paso del tiempo, estos padecimientos podrían propiciar daños importantes e irreversibles al organismo y limitaciones físicas.

       

       

       

      LAS ENFERMEDADES REUMÁTICAS

       

      Las enfermedades reumáticas amenazan con convertirse en un problema de salud pública; actualmente afectan a entre cinco y 10 por ciento de la población mundial y aunque son relativamente comunes las causas aún son desconocidas; por ello, que los tratamientos no son funcionales. Atacan adultos y también a niños.

       

       

      La Artritis y otras patologías similares pueden afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad, sexo o raza. El desconocimiento de esta realidad hace que la población no enfrente tales enfermedades en los niños y jóvenes de la forma más adecuada. La falta de detección, diagnóstico y tratamiento oportuno acarrea problemas funcionales graves que afectan el desarrollo físico, psicológico y social de éstos, y deterioran su calidad de vida.


      La enfermedad reumática aguda o crónica es muy frecuente en la población y tiene un importante impacto social. Es importante considerar que estas patologías no son exclusivas de la edad avanzada, ya que también se presentan, aunque con menor prevalencia, en niños, adolescentes y jóvenes que refieren dolor músculo-esquelético como síntoma dominante, o bien síntomas generales que hacen pensar en la posibilidad de una enfermedad reumática.

       

      Estos padecimientos no sólo han sido estudiados desde el punto de vista médico, sino del impacto que producen en las áreas laboral, social, económica y familiar, pues reducen la capacidad laboral de los afectados y en su fase aguda pueden disminuir la movilidad.

       

      Desde hace años, se estudian las patologías relacionadas con la inflamación y el dolor de las articulaciones, principalmente la espondilitis anquilosante, la gota, la artritis reumatoide y la artritis infantil.

       

       

      Aquí las principales enfermedades Reumáticas

      Afectan huesos, músculos y ocasionan inflamación en articulaciones. Entre las principales están Osteoartritis, Artritis Reumaoidea, Artritis Gotosa, Periartritis, Teumatismo de Partes blandas, Fibromialgis, Lumbalgias, Artritis Reumatoidea Juvenil, Lupus Eritematoso Sistémico; Los medicamentos son funcionales, pero el problema radica en que la mayoría de los enfermos no tiene acceso a ellos por su condición económica. Así, los especialistas pretendemos que con los resultados de los estudios sobre aspectos socioeconómicos, las autoridades del sector salud modifiquen la percepción que tienen de estos males y los consideren discapacitantes y de repercusión laboral.

       

      Uno de los riesgos más graves es que los médicos generales, que brindan la primera atención confunden los síntomas en los pequeños y ofrecen un diagnóstico y tratamiento incorrectos. Frecuentemente llegan con un especialista en etapas avanzadas.

       

      Muchas de las enfermedades reumáticas pueden producir dolor, rigidez e hinchazón en las articulaciones y otras estructuras de soporte del cuerpo, tales como músculos, tendones, ligamentos y huesos; pero también puede afectar a otras partes del cuerpo, entre las que se incluyen los órganos internos como, por ejemplo, el riñón, por lo que el paciente puede correr el riesgo de muerte.

       

      En la etapa de la infancia, se está propenso a sufrir de enfermedades reumáticas como Artritis Reumatoide Juvenil, Lupus Eritematoso Sistémico o Enfermedad de Kawasaki -conocida también como Síndrome linfonodular muco cutáneo o Poli arteritis Infantil- entre otras.

       

      Los diversos tipos de enfermedades reumáticas presentan síntomas distintos que, en general, cada individuo puede experimentar de una forma diferente.

       

      El tratamiento debe realizarse multidisciplinario e incluye médicos fisiatras, ortopedista, cardiólogos,  neonatólogos,  pediatras, cirujanos plásticos, psiquiatras, nutriologos, psicólogos, etc... que apoyan en el tratamiento al médico Reumatólogo.

       

      Los tratamientos están encaminados a disminuir el dolor la inflamación y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Los medicamentos anti-inflamatorios se dividen en esteroides y no esteroides y tienen su indicación precisa. Los medicamentos modificadores de la enfermedad son una alternativa eficaz para llevar a la remisión clínica a un grupo de pacientes que son tratados con los mismos.

       

      La remisión clínica se considera como la meta a seguir de todos los especialistas en reumatología y los avances mas recientes que tenemos para este propósito son las terapias biológicas.

       

      Terapias biológicas

       La última revolución terapéutica experimentada por la Reumatología ha sido la provocada por las llamadas terapias biológicas. Estos fármacos han proporcionado una mejoría clínica y en especial de la calidad de vida de los pacientes afectos de la mayoría de enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas. A esto hay que añadir el cambio que ha supuesto para la Reumatología la aparición de este tipo de fármacos. Nos obligan a planificar el tratamiento y a evaluar el estado de salud previo de nuestros enfermos y a la realización de un seguimiento exhaustivo de los pacientes.


      Es más, las nuevas terapias han llegado a cambiar la estructura de los hospitales ya que hay tratamientos que requieren un mayor seguimiento y administración por parte del personal sanitario. Así han nacido las unidades de hospitales de día, que permiten un mayor control de los pacientes.

       

       

       

       

      LAS ENFERMEDADES REUMATICAS EN LOS NIÑOS

       

      En los niños, de todas las enfermedades reumáticas, la más común es la Artritis Reumatoide Juvenil, una de las enfermedades crónicas más frecuentes  menores de 15 años y una de las causas más importantes de incapacidad funcional.

       

      Las molestias iniciales suelen ser dolor e inflamación articular y disminución de la movilidad. En algunos niños –especialmente, en los más pequeños- las primeras señales de esta enfermedad pueden ser la dificultad para caminar, ponerse de pie, tomar el lápiz o algún juguete, la falta de participación en juegos con niños de su edad o retraso en el crecimiento. En otros casos, hay fiebre cotidiana y eritema –salpullido- que aparecen y desaparecen en pocas horas, ganglios grandes en el cuello, axilas o ingles, crecimiento del hígado o molestias en los ojos.

       

      El Lupus, por su parte, se presenta con más frecuencia en las niñas y, al igual que la anterior, es también una enfermedad de origen desconocido, auto-inmune, crónica, que se caracteriza por la inflamación de distintos tejidos y órganos.

       

      Mientras, la Enfermedad de Kawasaki es una forma común de vasculitis que afecta a los niños. Esta enfermedad produce irritación e inflamación de gran parte de los tejidos del cuerpo, incluyendo las manos, los pies, la parte blanca de los ojos (conjuntivitis), la boca, labios y garganta. También se caracteriza por fiebre alta e hinchazón de los ganglios linfáticos.

       

      Aún cuando la inflamación se resuelve con el tiempo, la amenaza principal de esta enfermedad reside en su efecto sobre el corazón y los vasos sanguíneos, cuyas complicaciones pueden ser temporarias o pueden afectar al niño a largo plazo, determinando un riesgo elevado de sufrir infarto cardiaco.

       

      El niño con dolor e inflamación articular es un niño que requiere atención especializada, tanto para poder establecer un diagnóstico preciso, como para poder brindarle el mejor tratamiento.

       

      Se conocen dos tipos de dolor, inflamatorio y mecánico, que se pueden evidenciar en los pacientes pediátricos: se habla de dolor inflamatorio para referirse a aquel que se produce por la hinchazón de un tejido dentro de la articulación, llamado sinovia y que se manifiesta en la mañana una vez que el niño inicia el movimiento de sus articulaciones afectadas.

       

      Este tipo de dolor va disminuyendo durante el día, con la actividad física y se presenta nuevamente luego de períodos prolongados de reposo, al reanudar el movimiento.

       

      El dolor de tipo mecánico se produce cuando hay alguna alteración en la estructura anatómica de la articulación que dificulta o limita el movimiento articular.

       

      Este tipo de dolor se manifiesta al contrario del dolor inflamatorio al final del día; empeora durante o después de la actividad física y se mejora luego de un período de reposo .

       

      Los objetivos primordiales del tratamiento consisten en aliviar el dolor y controlar la inflamación articular, por medio de medicamentos,  mejorar la función con base en planes de terapia física, prevenir deformidades y corregir las que puedan haberse producido.

       

       Calidad de vida El hecho de vivir con dolor y fatiga crónicos puede hacer que el niño se sienta deprimido y menos capaz de sobrellevar el dolor. Un círculo de dolor, depresión y estrés puede impedirle disfrutar de su vida al máximo, pero un niño que vive con una enfermedad reumática no necesariamente tiene que llevar una vida limitada.

       

       Los tratamientos son eficaces si se aplican en los primeros estadios de la enfermedad, antes de que se desarrollen lesiones irreversibles. De esta forma, el niño puede llevar el mismo tipo de vida que el resto, con una integración social completa.

       

       Los medicamentos que se utilizan en los niños con enfermedad reumática tienen efectos analgésicos y anti-inflamatorios variables, que van más allá de lo que comúnmente se conoce como “calmante”.

       

       No se deben usar esteroides a ciegas si no se tiene un diagnóstico certero, ya que éstos ocultan los síntomas. En este sentido, los anti-inflamatorios no esteroideos (AINE´s) como el diclofenac, son los medicamentos de elección en la mayoría de estos niños, según la condición, cuyas dosis y formas de administración son variables. La mayoría de estos medicamentos producen buenos resultados y pocas reacciones adversas, por lo que son altamente recomendados.

       

       Paralelamente, es necesario llevar a cabo una vigilancia cuidadosa de los posibles efectos adversos e inclusive practicar ciertos exámenes de laboratorio.

       

       El tratamiento de estas enfermedades no se limita sólo al uso de medicamentos. En forma simultánea y continua se llevan a cabo programas de fisioterapia y rehabilitación articular, diseñados de acuerdo al tipo de enfermedad, gravedad y etapa de la afección articular, capacidad funcional y posibilidad de cooperación por parte del paciente y sus familiares.

       

      Este tipo de medidas son un complemento indispensable para el control completo, rehabilitación e integración del niño reumático a la sociedad.

       

       

Última modificación: 15 nov 2017